El último truco de Houdini

Un día como hoy en el año 1926, el mago, ilusionista y especialista en trucos norteamericano nacido en Hungría, Harry Houdini, realizó su más grande proeza: permaneció 91 minutos bajo el agua en un tanque sellado antes de escapar. Nacido con el nombre de Ehrich Weisz en Budapest, Hungría, en marzo de 1874, Houdini se mudó a Wisconsin, EE.UU. de muy joven, donde comenzó a realizar actos en trapecio. Años después, se mudó a Nueva York, adoptó el nombre artístico de Harry Houdini y comenzó una carrera cautivando al público con sus audaces escapes y peligrosos trucos. Tan artificioso como pudo haber parecido el truco, Houdini consideraba que servía como un propósito práctico, como un ejemplo para los mineros que se encontraban atrapados en pozos con escaso oxígeno. Con el truco, Houdini comprendió que es importante no abrumarse con el miedo cuando uno enfrenta la falta de oxígeno. “Lo importante es creer que te encuentras a salvo, no respirar profundamente y no realizar ningún movimiento innecesario”, dijo luego de su propio truco. Envió este consejo en una carta al Dr. W.J. McConnell, un psicólogo de la Oficina de Minas de los EE.UU., quien estaba analizando datos sobre la maximización de la resistencia de los mineros con suministros de oxígeno limitados. La prueba del entierro bajo el agua fue el último gran truco de Houdini. Falleció unos meses después, el 31 de octubre de 1926, luego de haberse roto su apéndice.

LOS CINCO GRANDES TRUCOS DE HOUDINI

Para muchos fue el mejor ilusionista y escapista de la historia. En sus espectáculos reinaba la sensación de peligro inminente. Se escapó de barriles llenos de agua, camisas de fuerza, celdas de tortura y hasta de situaciones imprevistas. Ya en el final de su carrera sorprendió a miles de personas con la primera ilusión masiva de la historia.

EL BIDÓN DE LECHE

En su ambición por atraer más público a sus espectáculos comenzó a realizar retos cada vez más peligrosos. Este fue uno de los primeros trucos que lo lanzó a la fama. Houdini se introducía en el bidón angosto lleno de líquido y pedía a los espectadores contener la respiración junto con él, mientras sus colaboradores corrían un telón. Luego de varios minutos lo abrían, y allí aparecía Houdini para el asombro de todos los espectadores.

CÁMARA DE TORTURA CHINA

A medida que avanzaba su carrera, sus retos eran cada vez más riesgosos. En el truco conocido como la “Cámara de Tortura China”, Houdini era introducido en gran habitáculo lleno de agua, cabeza abajo y con sus pies sujetados a la tapa que se utilizaba para cerrar herméticamente la enorme caja. Lo último que veían los espectadores era la cara de miedo y los golpes contra el vidrio que pegaba Houdini antes de ser cubierto por un telón. Dos de sus colaboradores sostenían un hacha por las dudas. Nunca debieron utilizarlas, jamás falló el realizar este truco.

ESCAPE BAJO CERO

En busca de mayor popularidad, el gran escapista, comenzó a realizar sus trucos en lugares públicos. Durante esos años se hicieron famosos sus escapes de aguas heladas, colgado de una grúa o de un puente, previamente inmovilizado por cadenas y candados. En una de sus presentaciones y bajo aguas congeladas, la correntada impidió que saliera por el espacio que tenía previsto. Con poco aire, Houdini logró nadar por debajo del bloque de hielo hasta llegar a la costa más cercana del río. Nada impedía sus escapes.

LOCO DE ATAR

Sus últimas actuaciones al aire libre eran organizadas frente a las oficinas de los periódicos de mayor circulación para conseguir más publicidad y mayor cantidad de público. Nadie se quería perder uno de sus trucos más famosos. Colgado de una grúa a gran altura o desde la azotea de algún rascacielos, Houdini lograba escapar de una camisa de fuerza suspendido boca abajo a la vista de miles de personas. Realizó este truco en diferentes ciudades de todo el mundo, entre ellas Nueva York, en el mítico Time Square.

EL ELEFANTE ESTÁ… Y AHORA NO ESTÁ

El último truco más increíble que realizó Houdini no lo tuvo como protagonista escapando de lugares insólitos. En el hipódromo de Nueva York, el popular ilusionista, hizo desaparecer un elefante de cinco toneladas ante la mirada de miles de personas. El enorme animal, ubicado en el centro de la pista,  era cubierto por una manta, mientras Houdini sostenía una pistola en sus manos. Luego apuntaba, y disparaba contra el elefante, que desaparecía por completo. Aún hoy, nadie sabe cómo lo hizo.

vía History.

Abraham Zapruder, piedra fundacional del periodismo ciudadano

Abraham Zapruder no volvió jamás a mirar a través de la lente de una cámara después del 22 de noviembre de 1963.

Me despertaba y revivía el momento una y otra vez. Tenía pesadillas

, declaró Zapruder tras admitir llorando que había visto su propia película demasiadas veces. En al menos dos ocasiones, durante su testimonio ante la Comisión Warren y años después durante el juicio en Nueva Orleans a la única persona que jamás ha sido encausada por el asesinato del presidente John F. Kennedy (Clay Shaw), Zapruder fue obligado por ley a testificar sobre la película que le cambiaría la vida.

Mas Abraham Zapruder, piedra fundacional del periodismo ciudadano | Internacional | EL PAÍS.

Mas  JFK: la herida sigue abierta | Cultura | EL PAÍS.

Abraham Zapruder Camera – Bell & Howell 414PD

Abraham Zapruder Camera - Bell & Howell 414PD

Abraham Zapruder Camera - Bell & Howell 414PD

Camera Specifications

Camera Maker: Bell & Howell.

Model: 414PD Director Series

Film Type: Double 8mm – 25ft or 50ft film roll

Film Speeds: ASA 10 to ASA 40

Running Speed: Single frame, 16fps and 48fps (slow motion.)

Lens: Bell & Howell Varamat f1.8 / 9-27mm – Power Zoom

Mechanism: Spring Motor

Lightmeter: Built-in Dual Electric-Eye.

Non-reflex viewfinder (parallax corrected and coupled with zoom.)

Additional Parts: Removable Pistol Grip with built-in thumb trigger.

Note: 414PD, the “P” is for “Power Zoom” and “D” for “Dual Electric-Eye.”

vía Abraham Zapruder Camera – Bell & Howell 414PD.

Abraham Zapruder y la muerte de John F. Kennedy

Abraham Zapruder 15 de mayo de 1905 – 30 de agosto de 1970 fue un fabricante de ropa femenina estadounidense de origen ruso, que el 22 de noviembre de 1963 filmó el paso del presidente estadounidense John F. Kennedy a través de la plaza Dealey en Dallas y consecuentemente filmó su asesinato. La película que filmó es la única que registró el hecho casi en su totalidad y, probablemente, se haya convertido en la película doméstica más examinada y vista de la Historia.

La película Zapruder es una película casera muda, filmada en 8 mm en color por Abraham Zapruder, de la caravana presidencial de John F. Kennedy a través de la Plaza Dealey en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963. La filmación es la grabación más completa que se tiene del asesinato del Presidente John F. Kennedy.

Zapruder filmó la caravana presidencial con la ayuda de su recepcionista, Marilyn Sitzman, quien se encontraba junto a él sobre un pilar del lado oeste de la pérgola de hormigón en el John Neely Bryan, donde podía observarse la calle Elm Street en la Plaza Dealey, Dallas, Texas, a las 12:30 pm, 22  de noviembre de 1963. La película muestra el asesinato desde que la limusina del presidente rodea la esquina de la calle Houston Street hasta que se pierde de vista bajo el triple paso de las vías del ferrocarril. De gran notoriedad es el disparo fatal que hiere a Kennedy en la cabeza cuando la limosina estaba cerca de la posición de Zapruder.

Mas info  Película de Zapruder      Abraham Zapruder – 

Enlaces

Reconstrucción por computadora del asesinato de JFK (en inglés)

La historia de la película de Zapruder (en inglés)

Cine y politica I: Escándalo Watergate y Todos los hombres del presidente.

El escándalo del Watergate (o Watergate) fue un escándalo político en los Estados Unidos que ocurrió en 1972 durante el mandato de Richard Nixon, que culminó con la imputación de cargos a algunos consejeros muy cercanos al presidente, y con la dimisión de éste, el 9 de agosto de 1974.

Síntesis

El escándalo comenzó con el arresto de cinco hombres por el allanamiento de la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata en el complejo de oficinas Watergate, en Washington, D.C. el 17 de junio de 1972.

Nixon y su equipo conspiraron para ocultar el allanamiento sólo seis días después de los hechos.

Después de dos años reuniendo pruebas contra el entorno del presidente, que incluía a miembros de su equipo testificando contra él en una investigación del Senado de los Estados Unidos, se reveló que Nixon tenía un sistema de grabación de cintas magnéticas en sus oficinas y que había grabado una gran cantidad de conversaciones dentro de la Casa Blanca. Estas cintas mostraron que había obstruido a la justicia e intentado tapar el robo. Estas conversaciones grabadas serían conocidas como “The Smoking Gun” (la pistola humeante).

Tras una serie de batallas legales, la Corte Suprema de los Estados Unidos decidió de forma unánime que Nixon debía entregar las cintas; él al fin cedió.

Con la certeza de una acusación de parte de la Cámara de Representantes y de una condena en el Senado, Nixon dimitió diez días más tarde. Se convirtió así en el único presidente estadounidense que ha renunciado al cargo.

Su sucesor, Gerald Ford, le concedería a Nixon un controvertido indulto por cualquier delito federal que hubiera cometido durante su mandato.

Escándalo Watergate - Wikipedia, la enciclopedia libre

En la madrugada del 17 de junio de 1972, Frank Wills, guardia de seguridad del Complejo Watergate de edificios, advirtió que alguien había penetrado en el edificio violando los controles de entrada. Llamó a la Policía tras detectar a los intrusos y minutos después cinco hombres fueron arrestados dentro de la oficina del Comité Nacional del Partido Demócrata, la sede del principal partido de la oposición.

Los cinco arrestados eran Virgilio González, Bernard Barker, James W. McCord, Jr., Eugenio Rolando Martínez y Frank Sturgis; todos, miembros de la Operación 40 de la CIA. Su líder, James McCord, era el Director de seguridad del “Comité para la reelección de Nixon”, además de ser empleado del FBI y de la CIA, donde era el encargado de la seguridad física del Cuartel General en Langley; los otros cuatro hombres eran agentes de la CIA. Los cinco fueron acusados de intento de robo y de haber intentado intervenir las comunicaciones.

Comienza la investigación

Dos periodistas del Washington Post, llamados Carl Bernstein y Bob Woodward, investigaron para desenredar una compleja maraña cuyos hilos apuntaban a la Casa Blanca a través del Comité para la Reelección del Presidente (CRP) de Richard Nixon. Los periodistas recibieron la ayuda anónima de un informador que se hizo llamar Deep Throat (Garganta Profunda) cuya identidad no fue revelada hasta treinta y tres años después del escándalo.

Esta fuente reveló a Bob Woodward que el espionaje telefónico contra el Partido Demócrata era una actividad realmente planificada por los principales asesores de Nixon, H. R. Haldeman y John Ehrlichman, con el respaldo del mismo Presidente Nixon.

Poco después se descubrió que los cinco asaltantes del Edificio Watergate fueron contratados y pagados de manera secreta por Howard Hunt y Gordon Liddy, dos hombres vinculados al “Comité de Reelección del Presidente”, el equipo de militantes del Partido Republicano creado por Richard Nixon para sostener su campaña reeleccionista en los comicios de noviembre de 1972.

El 15 de septiembre de 1972 los siete sospechosos (los asaltantes más Hunt y Liddy) fueron imputados por conspiración, robo y violación de las leyes federales sobre intervención de las comunicaciones, abriéndose un proceso judicial dirigido por el juez John J. Sirica. Los acusados fueron juzgados y condenados en enero de 1973, aunque la investigación continuó al haber indicios de más culpables.

Los siete hombres habían trabajado en forma directa o indirecta para el Comité de Reelección del Presidente, y mucha gente, incluso el propio juez Sirica, sospechaban que la conspiración alcanzaba a miembros de las esferas más altas del gobierno.

En marzo de 1973, el sentenciado James McCord envió una carta al juez John Sirica en la que expresaba que era presionado desde ámbitos políticos para que se auto declarara culpable; en la carta implicó en el caso a varios altos funcionarios del gobierno, incluso al ex Procurador Fiscal John Mitchell, aliado político del propio Richard Nixon. Su carta convirtió el asunto en un escándalo político sin precedentes en Estados Unidos.

Como seria Watrgate en tiempo de facebook ??

Acusación formal contra Richard Nixon

El 1 de marzo de 1974 el jurado del proceso entregó al juez John Sirica una lista de siete funcionarios y asistentes del presidente Nixon que deberían ser acusados por el espionaje telefónico en el Edificio Watergate: H.R. Haldeman, John Ehrlichman, John Mitchell, Charles Colson, Gordon C. Strachan, Robert Mardian y Kenneth Parkinson, llamados por la prensa “los Siete de Watergate”. En la lista de acusados se incluía secretamente al propio presidente Richard Nixon, junto con el Secretario de Justicia John Dean (quien había ofrecido dar “protección legal” al espionaje) y Jeb Magruder (militante de alto nivel del Partido Republicano encargado de “reclutar” espías).

Las investigaciones llevadas a cabo por el FBI y después por el Comité de Watergate en el Senado, el House Judiciary Committee y la prensa revelaron que este robo fue sólo una de las múltiples actividades ilegales autorizadas y ejecutadas por el equipo de Nixon. También revelaron el enorme alcance de los delitos y abusos cometidos para apoyar la reelección de Richard Nixon, que incluían fraude en la campaña, espionaje político y sabotaje, intrusiones ilegales en oficinas, auditorías de impuestos falsas, escuchas ilegales a gran escala, y además la formación de un fondo secreto en bancos de México para pagar a quienes realizaban estas operaciones ilícitas. Este fondo también se usó para comprar el silencio de los cinco hombres que fueron imputados por el robo del 17 de junio de 1972 en el Edificio Watergate.

Tras defenderse de las acusaciones, la posición de Richard Nixon se debilitó muchísimo cuando al empezar el proceso contra los Siete de Watergate la Cámara de Representantes inició un proceso de impeachment contra él el 27 de julio de 1974, por la acusación de obstrucción a la justicia, dos días después se aprobó acusarlo por abuso de poder y el 30 de julio se agregó la acusación de desacato al Congreso. Con esto quedaba libre el terreno para que el Senado de los Estados Unidos iniciara un proceso de impeachment contra Richard Nixon, pudiendo pedir inclusive su destitución del mando presidencial.

Ante esta situación, Nixon presentó su dimisión mediante un mensaje televisado en la tarde del 8 de agosto de 1974 antes de terminar el proceso, abandonando esa misma noche sus funciones como Presidente de los Estados Unidos y saliendo de la Casa Blanca con su familia en la mañana del día siguiente.

Su vicepresidente, Gerald Ford le sucedió inmediatamente y asumió el poder al mediodía del 9 de agosto. Su primera acción oficial fue indultar a Nixon, con lo que se detuvo todo procedimiento judicial contra él.

All the President’s Men

En 1976, Alan J. Pakula rodó la película Todos los hombres del presidente (All the President’s Men), protagonizada por Dustin Hoffman y Robert Redford (como Carl Bernstein y Bob Woodward respectivamente) que narra de modo bastante fiel los hechos acontecidos.

 

Reparto

  • Dustin Hoffman – Carl Bernstein
  • Robert Redford – Bob Woodward
  • Jack Warden – Harry M. Rosenfeld
  • Martin Balsam – Howard Simons
  • Hal Holbrook – “Garganta Profunda/Deep Throat”
  • Jason Robards – Ben Bradlee
  • Jane Alexander – Judy Hoback
  • Meredith Baxter – Debbie Sloan
  • Ned Beatty – Martin Dardis
  • Polly Holliday – Secretaria de Martin Dardis
  • Stephen Collins – Hugh W. Sloan, hijo.
  • Penny Fuller – Sally Aiken
  • Robert Walden – Donald Segretti
  • Frank Wills – El mismo
  • F. Murray Abraham – Sargento de policía Paul Leeper
  • David Arkin – Eugene Bachinski
  • Henry Calvert – Bernard Barker
  • Dominic Chianese – Eugenio Martínez
  • Ron Hale – Frank Sturgis
  • James Karen – Abogado de Hugh Sloan
  • Basil Hoffman – Editor Asistente

PREMIOS

  • 4 Premios Oscar 1977: Al mejor actor secundario (Jason Robards), A la mejor dirección de arte, al mejor sonido, y al mejor guion.
  • Premio Kansas City Film Critics Circle Awards 1977: al mejor actor secundario (Jason Robards).
  • Premio National Board of Review 1976: al mejor director, a la mejor película y al mejor actor secundario (Jason Robards).
  • Premio National Society of Film Critics 1977: a la mejor película y al mejor actor secundario (Jason Robards).
  • Premio NYFCC 1977: al mejor director, a la mejor película y al mejor actor secundario (Jason Robards).
  • Premio Writers Guild of America 1977: al mejor guion – drama.

 

 

Otras fuentes 

 

vía Escándalo Watergate – Wikipedia, la enciclopedia libre.

vía Todos los hombres del presidente – Wikipedia, la enciclopedia libre.