Antes y despues: Addams Family

Hermanas gemelas Kaitlyn Hooper y Kristen eran bebés cuando compartieron el papel de Pubert – el bebé bigotudo adorable – en la comedia de 1993 “Addams Family”.

'Memba Them?! -- Part 1 | Photo 1 | TMZ.com

vía ‘Memba Them?! — Part 1

Anuncios

Mi villano favorito: Richard Kiel

Richard Dawson Kiel (Detroit, Míchigan, 13 de septiembre de 1939 – Fresno, California, 10 de septiembre de 2014)1 fue un actor estadounidense.

Biografía

Su papel más conocido, sin duda fue el de Jaws en películas de James Bond como Moonraker o La espía que me amó. En él interpretaba a un asesino con dientes de acero que destacaba por su tamaño, 217 cm. Repitió el papel en clave humorística en Inspector Gadget (1999). También actuó como personaje secundario en el jinete pálido.

Debido a su físico se vio forzado a realizar papeles prototípicos, como gánster y personajes antagonistas como en El jinete palido, o El expreso de Chicago donde interpretaba a un sicario mudo de dientes metálicos (papel anterior al de Jaws en James Bond). Comenzó su carrera como actor en la televisión donde participó en varias producciones, como The Twilight Zone, The Wild Wild West o Mr. Larson.

Estuvo casado con Diane Rogers y tenía 4 hijos.

Mas en Richard Kiel – Wikipedia, la enciclopedia libre.

vía Remembering Richard Kiel 

INVISIBLES, un documental de Javier Bardem y MSF

Invisibles son aquellos que, existiendo, no sabemos nada de ellos, o no queremos saber, pues como dice una de las protagonistas: “No es que no nos vean, es que no nos quieren ver”. Son las victimas de cientos de conflictos, enfermedades, guerras y violencia sexual en el llamado tercer mundo. Un mundo que al parecer no cuenta para los pocos privilegiados cuyas vidas transcurren en “otro status”, pues su nivel económico no despierta el interés de las grandes potencias, ni de las multinacionales, tan sólo de algunas ONG como Médicos Sin Fronteras que hacen lo posible por paliar esta lamentable situación. Esos son los invisibles, casi un 90% de la población mundial.

El propósito del documental, como dice el propio J. Bardem, es “combatir el olvido, no permitir que nos anestesien, ni dejar atrás a millones de personas por todo el mundo en este viaje a ninguna parte que hace nuestra sociedad. Es necesario evitar tanto individualismo y fomentar la conciencia de grupo”, para ello, este tipo de documentales, que apenas recibe atención mediática, se hacen imprescindibles. Y como comenta uno de los periodistas implicados en el proyecto, “lo primero es la información, que el público sepa lo que está pasando en el mundo”. A este empeño nos sumamos y queremos aportar nuestro granito de arena, con este artículo, en la difusión de estas cinco historias.

vía INVISIBLES, un implicado documental de Javier Bardem – Revista Esfinge.

INVISIBLES. 4 El sueño de Bianca from Toni on Vimeo.

EL SUEÑO DE BIANCA

Dirigido por Mariano Barroso.

En este documental se denuncia lo que está pasando en África con el mal del sueño, que mata a cien personas todos los días. La paradoja es que existe el medicamento que puede paliar esta enfermedad, pero como no es económicamente rentable no se fabrica. Se trata de la Eflornitina, un producto que se encuentra en los mercados europeos como producto cosmético para depilarse el vello. Así nos lo cuentan los personajes de esta historia: Alba (modelo europea) y Bianca (mujer africana aquejada por la enfermedad). MSF ha conseguido presionar a los laboratorios para que distribuyan el producto en África; documentales como éste sirven para eso.

 

CARTAS A NORA

Dirigido por Isabel Coixet.

Narra la historia de los afectados por el mal de Chagas, que afecta a unos 18 millones de latinoamericanos y por el cual mueren 50 mil personas al año. Se trata de un parásito transmitido por la chinche llamada vinchuca, que anida en la paja, y en el adobe de las chozas de Latinoamérica; esto es debido a la deforestación de los bosques, su hábitat natural. Se le llama también “muerte súbita” porque puede habitar durante años en el cuerpo humano sin que suceda nada, y de pronto se para el corazón. Es una enfermedad invisible porque la padecen los pobres. Los laboratorios no la investigan suficientemente, por lo que es difícil de diagnosticar y el tratamiento es poco efectivo.

LA VOZ DE LAS PIEDRAS

Dirigido por Javier Corcuera.
Desde hace 50 años, en Colombia, miles de familias han sido desplazadas. Los militares y paramilitares entran en las tierras de los campesinos y los expulsan por la fuerza, acusándoles de colaboración con la guerrilla. De esa forma crean proyectos agrícolas a gran escala. Los afectados, lejos de conformarse, han hecho lo posible por defender sus tierras ante el gobierno, pero en su país sólo han obtenido una respuesta de asesinatos y secuestros. Por ello, y para que perdure en la memoria, han escrito los nombres de los desaparecidos en piedras, construyendo así un mausoleo donde las piedras tienen voz
Gracias a la ayuda internacional de MSF y al empeño de los desplazados por volver a las tierras donde nacieron, están consiguiendo recuperar sus vidas.

BUENAS NOCHES, OUMA

Dirigido por Fernando León de Aranoa.
Este documental trata sobre los miles de niños que no quieren ser soldados, y resulta sorprendente lo bien que ellos mismos lo cuentan. Uganda es un país que está en guerra desde hace 20 años, los LRA (señores de la guerra) son rebeldes fanáticos que secuestran a niños por las noches para convertirlos en soldados, obligándoles a matar a sus propias familias. Prefieren a los niños porque no tienen miedo a morir.
Todas las noches, miles de niños caminan hasta 7 o más kilómetros para refugiarse en un lugar donde no los secuestren, como el refugio “El Arca de Noé”. Allí, los niños de Uganda son protegidos por voluntarios que velan su sueño; incluso algunos de ellos fueron niños soldados que lograron escapar. Sorprende la gran capacidad de perdón y reencuentro de estos niños abiertos y sinceros, hasta el punto que exteriorizan, con obras de teatro divertidas, todo el calvario de sus traumas.

CRÍMENES INVISIBLES

Dirigido por Wim Wenders.
Existe un arma de guerra invisible que sucede por las noches, cuando el ruido de todas las demás armas calla; se trata de la violencia sexual que sufren niñas y mujeres desde los 4 meses hasta los 80 años. Todo esto viene sucediendo en la República Democrática del Congo, donde perviven los enfrentamientos a pesar de los acuerdos firmados. En opinión de las ONGs y los periodistas, las mujeres deberían hacerse con el poder durante 20 años, dejando a los hombres a un lado; ellas son la esperanza para el futuro.

Recuerdos del Súper 8

Recuerdos del Súper 8

15 de septiembre de 2014 a la(s) 19:14

por Fernando Martín Peña

1. Lo encontré cuando tenía tres años, 1971 ó 1972, arriba de mi ropero infantil, metido en una caja de cartón. Era un proyector mudo y de 16mm., marca Hollywood, que le habían comprado a mi papá cuando era chico. Era marrón oscuro y lindo de tocar porque su pintura tenía una textura rugosa, divertida. En la caja había tres rollitos y esa misma noche le exigí a papá que me los proyectara. Después de unos días me consideraron capaz de usarlo solo, quizá porque yo ya manejaba un Winco sin romper los frágiles discos de pasta. El Hollywood también se enchufaba, pero lo único eléctrico que tenía era la lámpara (llevaba una bombita casera común). El resto del aparato era muy simple y se movía con una manivela. Recuerdo muy bien las advertencias sobre los peligros del enchufe porque en algún momento puse el dedo muy a propósito donde no debía, para ver qué pasaba. El sacudón me dio un susto bárbaro, pero jamás lo confesé para que no me retaran por portarme como un tarado.

El Súper 8mm. llegó a casa unos tres años después. Era marca Eumig, mayormente blanco, resplandeciente, sonoro y además austríaco, según me contaron cuando pregunté por el águila temible que venía impresa en un ángulo. Todo eso humillaba a mi querido Hollywood y a su inofensiva etiqueta de “Casa América”, pero lo peor era que me estaba vedado. Sólo papá podía jugar con el Eumig.

2. Así que se hizo una costumbre familiar ver películas en Súper 8 todos los domingos y a veces en la semana, después de cenar. Lo primero que compró fue un corto de Los Tres Chiflados (se llamaba CREEPS y tenía una armadura que hablaba), un fragmento de LA PANDILLA DE CUPIDO MOTORIZADO y dos resúmenes de películas con Lee Marvin: LOS PROFESIONALES y CAT BALLOU. Los resúmenes eran “escenas selectas” y duraban alrededor de veinte minutos, aunque los había más breves. Todo venía en inglés pero a mí no me importaba nada. Una o dos veces por mes (más no porque era caro) papá agregaba un título a la incipiente colección, yo rompía con la uña el celofán que envolvía la caja que contenía el film y ese era el primero que veíamos la siguiente jornada, para luego volver a ver todos los otros. Ese ritual duró hasta que una tarde ya no alcanzó para repasar todo el repertorio y hubo que empezar a elegir. Un día llegó una copia de LA CALLE DELA PAZ de Chaplin y fue una revelación, pronto seguida de otras: CARLITOS BOMBERO, CARLITOS JEFE DE TIENDA, CARLITOS PATINADOR. Lo mismo pasó, casi al mismo tiempo, con OJO POR OJO de Laurel y Hardy. Vi tantas veces esas copias que aún hoy las conozco de memoria y al ver otra versión puedo notar  cuando falta o sobra una toma.

A veces, en general para los cumpleaños, papá alquilaba algo en lugar de comprarlo. Recuerdo un dibujo animado de SÚPERMAN, que luego supe era de los hermanos Fleischer, y un resumen de diez minutos de TIBURÓN, que entonces no llegamos a ver completo porque cuando el tiburón empieza a comerse a Robert Shaw me impresioné y papá tuvo que apagar la lámpara del proyector.

Con el Eumig había llegado también una filmadora Chinon, así que las películas familiares también eran parte de nuestras funciones. Algunos sábados íbamos alas casas de fotografía donde se compraban los cartuchos de película virgen,que tenían siempre una vitrina con películas en venta o en alquiler. Vivíamos en Villa Martelli, así que íbamos a Belgrano o al Centro, pero en poco tiempo empezó a aparecer Súper 8 por todas partes.

Sigue en Recuerdos del Súper 8.

Diario de la Filmoteca

Diario de la Filmoteca –

Ayer a las 19:58

Hoy a la mañana, revisando el último rollo de EL ASESINATO DE TROTSKY para pasar el jueves, descubrí con horror que el asesinato propiamente dicho ¡no estaba! La escena se reparte entre los rollos 9 y 10 y el desgaste al final de uno y al principio del otro había eliminado ese momento clave. En teoría tenemos otra copia pero revolví todo y no la encontré. Como hace poco hablamos de la película con un amigo que colecciona 35mm. lo llamé desesperado y tuve suerte: no tenía la película pero por alguna razón conservaba el fragmento con el puntazo y me lo regaló. Los caminos del Señor son inescrutables.

vía Facebook.