Horacio Quiroga en la selva de Misiones

Horacio Quiroga en la selva de Misiones

Descripción:

Fotografía en blanco y negro del reconocido escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878 – 1937) en la provincia argentina de Misiones.

El autor conoció este territorio durante una expedición que realizó en 1901 junto a su amigo, el escritor Leopoldo Lugones, a las ruinas de San Ignacio (Misiones).

Atraído por el clima y la vegetación selvática, Quiroga se radicó en Misiones con su primera esposa, Ana María Cires, con la que tuvo dos hijos: Eglé y Darío. Vivió allí con ellos hasta el trágico suicidio de su esposa, ocurrido en 1915.

Más tarde, luego de contraer segundas nupcias con María Helena Bravo, volvió a radicarse en dicha provincia, en el año 1932. Allí crió a su tercera hija, María Elena, a quién llamaba cariñosamente “Pitoca”.

Quiroga escribió gran parte de su obra literaria mientras vivía en Misiones, y también desarrolló otras actividades que lo forjaron como un “hombre de la selva”: cazaba, navegaba el río Paraná, trabajaba la tierra y formaba empresas para explotar yerba mate, caucho, dulces, etc.

Como afirmó Juan Carlos Onetti, en el artículo “Hijo y padre de la selva” (El País, 20/02/1987, Montevideo, Ed. El País):

“Todos los cuentos de Quiroga, cualquiera fuera su tema, están construidos de manera impecable. Pero debo señalar que aquellos que se sitúan en Misiones están impregnados del misterio, la pobreza, la amenaza latente de la selva. Allí es imposible descubrir arte por el arte, regodeos puramente literarios (…) Porque la selva amparaba el horror del que supo el escritor y que venció la ferocidad de su individualismo”

vía Horacio Quiroga en la selva de Misiones.

Anuncios

Fotografía del escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878 – 1937)

Fotografía del escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878 - 1937)

Descripción:

Horacio Quiroga nació el 31 de diciembre de 1878 en Salto. Realizó sus estudios primarios, secundarios y técnicos en Montevideo. Desde muy joven demostró interés por la literatura. En 1890 viajó a París donde se contactó con Rubén Darío, considerado el precursor del modernismo. Posteriormente se instaló en Buenos Aires, donde alcanzó su madurez profesional. Hacia 1906 se instaló en la provincia de Misiones (Alto Paraná), en donde se dedicó a la explotación yerbatera. Se desempeñó, además, como juez de paz. Luego del fallecimiento de su esposa, Ana María Cires, madre de sus hijos Eglé y Darío, se trasladó nuevamente a Buenos Aires, donde fue designado cónsul. En 1927 contrajo matrimonio con María Elena Bravo, con la que tuvo una hija: María Elena. En 1937, luego de enterarse de que padecía un cáncer incurable, decidió quitarse la vida.

Entre las obras de Quiroga se destacan: Los arrecifes de coral (poesía, 1901), El crimen de otro (cuentos,1904), Historia de un amor turbio (novela, 1908), Cuentos de amor de locura y de muerte (cuentos, 1917), Cuentos de la selva (cuentos, 1918), El salvaje (cuentos, 1920), Las sacrificadas (teatro, 1920), El trípode llamado chengue (cuentos, 1921), El desierto (cuentos, 1924), Los desterrados (cuentos, 1926), Pasado amor (novela, 1929), Suelo natal (libro de lectura para cuarto grado, 1931) y Más allá (cuentos, 1935).

vía Fotografía del escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878 – 1937).